El precio del uso de las Redes Sociales

precio uso redes sociales

Sí, todos pagamos un precio por el uso de las Redes Sociales

Pero, ¿no son gratis? Sí, son gratis, pero pagamos un precio elevado por el uso de las Redes Sociales: ceder nuestros datos de contacto, datos de nuestros gustos, nuestras preferencias, nuestras fotos, opiniones… hasta nuestros contactos.

“Si es gratis, el producto eres tú”

Pero no sólo pagamos un alto precio por el uso de las Redes Sociales, también lo pagamos por usar servicios digitales como Gmail o Spotify. O ¿acaso no recibes publicidad adaptada a tu navegación? A esto, en estrategia de marketing digital, se denomina retargeting: impactar al usuario con información que ya ha buscado previamente en internet.

Aquí hay dos grandes empresas, dos monstruos del Marketing Digital que controlan los datos de la mayoría de los internautas: Google y Facebook.

El ecosistema de Google es enorme. Me atrevería a decir que, casi cada día, usamos al menos 2 de sus servicios gratuitos. El primero y más famoso, su mítico buscador que tiene una cuota del 97% en España y el segundo, su correo electrónico, Gmail. Eso sin contar con los otros servicios gratuitos como Google Maps o Google Translate o su killer App Waze (para mi el mejor sistema de navegación que hay actualmente).

Por parte del otro gigante, Facebook o Meta como lo han rebautizado recientemente, tenemos también que pagar el precio por usar sus Redes Sociales: no sólo de Facebook vive el hombre, también usamos a diario WhatsApp o Instagram. Todas ellas están bajo la propiedad de Marck Zuckerberg, CEO de Meta. Miedito me da cuando integren todas ellas en una sola, como tienen los chinos con su App WeChat.

No olvidemos la cantidad de miles de millones de usuarios que tienen estas Redes Sociales. Juraría que no hay ni un solo internauta que no tenga al menos una de ellas. Meta alcanza la escalofriante cifra de 3.600 millones de usuarios en el mundo (dato del Q3 2021):

Pero lo peor no es que estas megamultinacionales tengan nuestras fotos, nuestras opiniones, nuestras compras (no olvidemos a Amazon ya representan el 32% del comercio mundial), lo peor es que hay una cosa que se llama API -Application Programming Interface- Interfaz de programación de aplicaciones que hace que cada vez que accedamos por primera vez a una nueva web o App en la que haya que identificarse (login y password) nos presente la posibilidad de identificarnos con nuestro usuario y contraseña de Facebook o de Twitter o de Google Plus. A esto de le llama Social Login.

El Social Login te facilita logarte en una nueva web o App o servicio web con tu identificador de Facebook. Y, zasca, ese acceso, una vez aceptas todo lo que dice y no lees, le permite a esa empresa acceder a tooooda tu información, incluidos los contactos que tengas en dicha red. Ese es el auténtico precio del uso de las Redes Sociales y de las Apps a las que accedes mediante el Social Login.

Social Login, el detonante del precio por uso de redes sociales

Si en alguna ocasión te has encontrado con esta situación, puedes acceder con tu usuario y contraseña de Facebook, o de Twitter o de Google Plus, pero déjame que te dé un par de consejos para que sepas las consecuencias de dicho acceso a esa nueva web o App con tus credenciales de una red social. Me centraré en Facebook ya que es las más usada a nivel mundial (con más de 1,7 mil millones de usuarios, de los cuales 1,2 son activos -acceden al menos una vez al mes-).

Primer consejo: echa un vistazo a las aplicaciones con las que accedes a través del API de Facebook. O, mejor dicho, revisa la cantidad de sitios web a los que accedes con el user/password de Facebook. Déjame guiarte, entra en tu perfil de Facebook, y dale a configuración

 

Ahora entra en Aplicaciones: lo verás en el menú de la izquierda.

Déjame mostrarte cuántos accesos tengo yo enlazados con mi perfil de Facebook: 72 !!!!!

No te los muestro todos porque no caben en la pantalla! Y a tí, cuántos te salen? Sé honesto, eras consciente del número de empresas que tienen tus datos y que puede que los estén usando para fines comerciales, suyos o de terceros (esos datos se pagan bien).

Déjame darte otro consejo, ¿has revisado tu configuración de tu privacidad en Facebook? Echa un vistazo en configuración y luego, privacidad. Este es mi perfil, lo tengo “tuneado” para que solo lo puedan ver mis contactos. Ni siquiera los contactos de mis contactos (buenos ellos pueden enviarme solicitudes de amistad).

Y por supuesto, no lo tengo abierto a todo el público!!!

Resumiendo,  hoy en día hay empresas que saben más de ti que tú mismo.  Y la que más sabe de ti es Facebook y Google. Entre las dos saben qué edad tienes, dónde vas en vacaciones, qué amigos tienes, qué música te gusta, qué marcas de ropa sigues, tienen fotos de tu mujer y de tus hijos. Tienen todos los emails de tus contactos…. el número de móvil de cada uno de ellos (WhatsApp).

Pero no temas, tan solo tienes que saber cómo gestionar eficientemente tu privacidad en cada una de las redes sociales a las que accedes y dejan rastros. De esta manera el precio por usar esas redes sociales es “menor”.  Al menos eso es el consuelo que yo tengo.

Si además quieres conocer qué información de ti mismo hay publicada en la red de redes, echa un vistazo a mi artículo: “¿Conoces realmente tu identidad digital?

#AyudarEsGratis

Hay 1 comentario
  1. Del ‘Homo Sapiens’ al ‘Homo Suscriptor’ - Grupo Prisma

    […] Y esta no es la única estrategia de venta. Otras empresas, como Facebook o Google, ofrecen aplicaciones a coste cero. Sin embargo, como destaca Julio Mangas, pagamos un precio elevado por el uso de las Redes Sociales. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 150px;}#main-content .dfd-content-wrap {margin: 0px;} #main-content .dfd-content-wrap > article {padding: 0px;}@media only screen and (min-width: 1101px) {#layout.dfd-portfolio-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars,#layout.dfd-gallery-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars {padding: 0 0px;}#layout.dfd-portfolio-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars > #main-content > .dfd-content-wrap:first-child,#layout.dfd-gallery-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars > #main-content > .dfd-content-wrap:first-child {border-top: 0px solid transparent; border-bottom: 0px solid transparent;}#layout.dfd-portfolio-loop > .row.full-width #right-sidebar,#layout.dfd-gallery-loop > .row.full-width #right-sidebar {padding-top: 0px;padding-bottom: 0px;}#layout.dfd-portfolio-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars .sort-panel,#layout.dfd-gallery-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars .sort-panel {margin-left: -0px;margin-right: -0px;}}#layout .dfd-content-wrap.layout-side-image,#layout > .row.full-width .dfd-content-wrap.layout-side-image {margin-left: 0;margin-right: 0;}